Esos instantes de silencio

Una ventana al silencio

Hoy vuelo. Literalmente. Es cierto que lo haré en un avión y por lo tanto no hay lugar para metáforas o significados ocultos, pero la cuestión es que hoy vuelo. Y siempre, antes de volar, como una de esas pequeñas manías que acabas incorporando casi sin darte cuenta, me dedicaré un instante de silencio. No recuerdo cuando empecé a hacerlo, honestamente siquiera soy capaz de conseguir vislumbrar los motivos, y de hecho es raro por lo ajetreado de cualquier aeropuerto (lo sé), pero en ellos siempre caigo en esa inflexión personal que me lleva a dejar que mi mente vuele libre. 

Así que hoy, seguro, me dedicaré uno de esos instantes de silencio que tan poco abundan en nuestro presente tan absurdamente cargado de agendas endiabladas. Y es que, movidos por esa marea incesante de tareas, información, compromisos y gestiones, apenas podemos parar y sentir lo que nos rodea, percibir los pequeños detalles que dan sentido a nuestras vidas, comprender que cada sonrisa que dedicamos, es un segundo más de vida. Tuya o mía, no importa.

Esta noche, mientras esté en silencio, mientras me escuche a mí como tan pocas veces lo hago, mientras sienta que todo a mi alrededor se detiene y me rodea una imposible calma, pensaré en todo lo que nos han prometido y lo que he prometido, en lo que comparto y compartiré, y cumpliré con aquel propósito que tantas veces me recordaron: imagina en positivo para que lo imaginado se cumpla.

En eso estamos…

Anuncios

2 comentarios en “Esos instantes de silencio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s